Rutas de Agua e Historia

Senda de los Molinos

Duración aproximada: 4 horas.

Recorrido: 6 Km.

Lugar: Segovia

 

Segovia es mucho más que sus monumentos más emblemáticos. Este itinerario recorre casi mil años de historia de la ciudad de Segovia a través de sus ríos, vitales para la industria y la supervivencia de sus habitantes: Molinos, caceras, huertas y monasterios se suceden en un paseo en las que la biodiversidad y la geodiversidad son las otras grandes protagonistas.

Ruta por el caz del acueducto

Se realiza en otoño para evitar molestias en la época de reproducción del águila imperial.

Duración aproximada: 4 horas.

Recorrido: 7 Km.  

Lugar: Revenga                                            

A través de bellos pinares, robledales y encinares buscaremos el origen del acueducto de Segovia, en el arroyo de la Acebeda. Una vez llegado al azud, recientemente restaurado, seguiremos parte del recorrido de la conducción y conoceremos el porqué y el cómo construyeron los romanos esta impresionante obra de ingeniería. 

Cacera del río Cambrones

Duración aproximada: 4 horas 

Recorrido: 7 Km.

Lugar: Palazuelos de Eresma

 

Junto a La Granja de San Ildefonso sale nuestro camino en busca del nacimiento de la Cacera Madre del Cambrones. Atravesando un bonito y denso robledal, siguiendo el curso del río, llegaremos a la presa que deriva las aguas de la cacera. De orígenes medievales, esta conducción de agua aún abastece a las poblaciones y genera paisajes de gran valor. Las tradiciones asociadas a la limpieza comunal de la cacera, nos hablan de la convivencia entre gentes de varias culturas.

Camino Real de Pesquerías

Duración aproximada: 4 horas.

Recorrido: 7 Km.

Lugar: La Granja de San Ildefonso-Valsaín.

 

Siguiendo el río Eresma disfrutaremos de uno de los más bellos recorridos por los Montes de Valsaín, a través de la obra de ingeniería mandada construir por Carlos III para el disfrute de su afición, la pesca. Matas de roble y rectos ejemplares de pino silvestre forman uno de los lugares de mayor diversidad biológica de la península. A lo largo de los siglos, un sinfín de avatares han ido moldeando estos parajes que hoy tenemos el privilegio de disfrutar.