Rutas geobotánicas

Ruta por Armuña  

Duración aproximada: 4 horas.

Recorrido: 7’5 Km.

Lugar: Armuña.

 

En plena meseta castellana, se realiza un viaje por el tiempo a través de la geología: pizarras, calizas, granitos, pliegues y fallas nos hablan de los distintos sucesos ocurridos a lo largo de la dilatada historia de nuestro planeta. Pasearemos junto a uno de los yacimientos del periodo Cretácico más importantes de España, donde se descubrieron restos de dinosaurios, tortugas gigantes y antepasados de los cocodrilos. Además, conoceremos la rica variedad de plantas y ecosistemas presentes en los campos de cultivo.

Ruta por Valle de Tabladillo

Duración aproximada: 6 horas.

Recorrido: 10 Km.

Lugar: Valle de Tabladillo

 

A pocos kilómetros de Sepúlveda, en un valle famoso por sus huertas, se encuentra un pequeño cañón donde conoceremos las caprichosas formaciones geológicas conocidas como “El Fraile” y “Las Monjas”. En el corazón de las Pedrizas, uno de los antiguos distritos de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, famoso por los pastos llenos de tomillos, lavandas y salvias que aprovechaba el ganado ovino caminaremos por arrecifes de un mar antiguo que cubrió la zona hace millones de años. Existe la posibilidad de visitar la última mina de alabastro de la zona.

Cañón del río Pirón

Duración aproximada: 4 horas.

Recorrido: 7 Km.

Lugar: Peñarrubias de Pirón

 

El río Pirón ha generado un valle de gran belleza, formando cañones y gargantas. La variedad del sustrato hace que esta zona sea muy rica en especies: encinas, sabinas, enebros, vegetación de ribera, quejigos, avellanos…Fuentes de origen kárstico, viejos molinos, cuevas donde habitó el hombre en el neolítico y puentes medievales son otros de los atractivos de esta sugerente ruta.

Cañones ríos Viejo y Pirón

Duración de la actividad: 7 horas.

Recorrido: 12 Km.

Lugar: Peñarrubias de Pirón

 

Es una extensión de la ruta anterior, en el que se visita, además del valle del Pirón, el cañón del río Viejo, donde podemos observar huellas de la erosión kárstica, como una dolina, el original ecosistema de los roquedos y conocer la fascinante historia de antiguos bandoleros que utilizaron estos lugares como zona de refugio y centro de operaciones.